Select your Top Menu from wp menus

Mario Ortiz 50 años de buena salsa

mario ortiz jr

Lleva en sus hombros 53 años de historia musical, esa que construyó su padre,  Mario Ortiz trompetista puertorriqueño, y que Marito –como muchos le llaman- sigue haciendo sonar en diferentes lugares del mundo.

En un hotel del norte de Cali el trompetista puertorriqueño recuerda cómo construyó carrera su padre, Mario Ortiz.

Mario Ortiz, lleva en alto las enseñanzas y la música de su papá. El próximo 23 de junio en el Teatro Jorge Isaacs, revivirán los días de Me quiero quedar, A fuego lento, Adivina quién te ama, Háblame en la cama, Amar y amando, Negra quiéreme, Si supieras y Hazme tuyo, por nombrar algunos de los éxitos logrados en estas cinco décadas.

El trompetista, arreglista y director habló a cerca de su propuesta musical, de los sueños y de la razón por la que con dos meses de antelación inició el recorrido promocional.

El concierto será en junio ¿por qué madrugó a la promoción?

La gente conoce nuestras canciones, las canta y las baila. Pero soy consciente que he tenido que cantarlas para que sepan quién soy yo; eso es normal porque es la primera vez que visito el país, cuando cantamos estrofas la gente identifica de una con nuestra música que por tantos años ha sonado aquí.

Mario Ortiz junior, Marito como muchos le llaman, lidera la orquesta que su papá puso en la órbita salsera. Al igual que él toca trompeta, dirige la orquesta, hace arreglos ¿en algún momento le ha pesado la sombra de su padre?

No, al contario me hubiera gustado que mi papá estuviera vivo para que presenciara por ejemplo lo que se vivió en ‘Salsa al parque’.

¿Cali es una ciudad que él quiso visitar, por qué nunca se concretó un toque aquí?

 

 

Mario Ortiz 50 años de buena salsa

Foto: Archivo particular

En 1985 ya la música nuestra se escuchaba aquí; ‘Negra quiéreme’ fue uno de los temas que nos abrió puertas, nos iban a traer para Colombia ya teníamos listas maletas y en el último momento nos dijeron que se había cancelado el viaje. Cuando me presenté en Salsa al Parque, el pasado 2 de abril, me entró esa emoción, esa nostalgia. Me trasporté a aquel momento, 31 años atrás, por cosas de Dios no se pudo. Este era un momento para haberlo vivido con Papi.

¿Cómo era Mario Ortiz, el padre, el músico?

Él me enseñó todo lo que sé. Fue un músico excepcional, era fuera de liga –como decimos en Puerto Rico. Seguir los pasos que me dejó es un regalo y yo trato de aprovecharlo, siempre respeto su memoria.

 

Cuando se sube a un escenario siente que el reloj se detuvo, hay un halo de nostalgia porque seguimos escuchando la música que hizo famosa su padre hace ya varias décadas.

Son muchos sentimientos a la misma vez. Cali es diferente a otros lugares que he visitado, acá la gente todavía canta las canciones que hizo papi. Por ejemplo que canten las de un artista nuevo -de cinco años para acá- es comprensible porque es la música que conocen ahora, pero uno que no es nuevo y que todavía recuerden la salsa nuestra, es maravilloso.

Hay clásicos que siempre pedirán como ‘A fuego lento’, ‘Amar amando’, ‘Me quiero quedar’, por qué en su repertorio no están canciones como ‘Se acabó el bembé’ y ‘El breve espacio’. ‘Se acabó el bembe’ es un clásico, no sé por qué no se escuchó aquí. Cuando hice el tributo a papi, dije: no quiero grabar nada de lo nuevo, quiero grabar lo antiguo, lo que la gente no conoce y así invité a Gilberto Santarosa, Papo Lucca, Boby Valentín, Tito Allen, Adalberto Santiago y a Ismael Miranda –que canta ‘se acabó el bembe- fue una producción mágica, salió nominada para un Grammy, no entiendo por qué no se escuchó aquí.

Vive en Miami, ha acompañado con su trompeta diferentes agrupaciones, ¿cómo vuelve a soñar con Colombia y con Cali como escenario? Cali es el trampolín que me abre las puertas para todo el país y otros lugares. Colombia es un país grande comparado con Puerto Rico que es chiquito.

Viene a hacer promoción y termina en una presentación sorpresa en Salsa al Parque, ¿qué conocía de este encuentro?

Resumo la historia: Juan Carlos Zuluaga me contrata para un baile con Adalberto Santiago y un grupo que se llama Trombonanga. Me pide que prepare y toque ‘Háblame en la cama’, ‘Me quiero quedar’, ‘A fuego lento’, ‘Amar y amando’, ‘Adivina quién te ama’ y ‘Negra Quiéreme’. Cuando llegamos a la presentación, en un salón de baile y todos cantaban mis canciones, se querían tomar fotos, lo que no es recurrente, Juan Carlos me dice: Estás ‘ready’ para venir y me contó que había un sitio que me iba a encantar… Me mostró un video y lo que viví superó las expectativas.

Mario Ortiz 50 años de buena salsa

Mario Ortiz con un concierto en Salsa al Parque tuvo conexión con un público que conoce su música pero nunca lo había visto en vivo.

¿Qué se lleva de salsa al parque?

Muchas anécdotas. Imagina que no entendía cómo venía por primera vez a Colombia, me iba a presentar en un escenario y mi manejador decía “No lo anuncies, no digas en las redes; tú no conoces y puedes meter en líos a los organizadores de este evento gratuito”. Entendí después las razones. Presentarme ese día fue obra de Dios, cuando llegue a Cali llovía, fueron dos días de lluvia sin parar y ese sábado a las 8 de la noche, el cielo estaba azul y el clima seco. Quedé para la historia porque en el parque de Jovita no va a haber más salsa, se van para otro lugar.

 

Después de esa presentación, con más de 3 mil personas. ¿Qué va a mostrar en su presentación del Jorge Isaacs?. ¿A qué músicos de la orquesta original conserva?

Pienso venir con mis cantantes y con algunos de los músicos que grabaron en la última producción. Giovanni Betancourt, colombiano; Leonardo Patiño, venezolano y Alain García, cubano, son mi línea, buenísimos cantantes. También está Andy Guzmán pianista puertorriqueño y Sergio Múnera, colombiano y tremendo bajista. En la presentación tendré el respaldo de un buen número de músicos de Cali. Somos de la época de Machito, Tito Rodríguez y Tito Puente, que tocaban con una big band. Quiero darle el sonido original, la misma configuración de músicos. Quiero que vean un espectáculo diferente, que la gente se disfrute algo especial, que respete al coleccionista, al que le gusta la salsa.

¿Cómo se entera del Museo Jairo Varela? ¿La trompeta que donó era de su papá?

Me dijeron: “Mario tienes que hacer una donación al museo Jairo Varela”. Yo no estaba muy claro qué era lo que querían de mí fue cuando me dijeron que Oscar D’León donó las partituras originales de ‘Llorarás’, me dije tienes un poco de trompetas en casa, por qué no donar una, que es el emblema de la música que hago y porque papi también tocaba la trompeta.

¿Pero la trompeta es suya o de Mario Ortiz padre? Mía, las de papi no se tocan. ¿Dónde queda Mario Ortiz junior, si siempre está haciendo el repertorio que toco el padre?

Tengo que empezar a hacer canciones mías, no solo el legado de papi, para seguir la línea. No podemos solamente seguir grabando todo lo viejo pero como celebramos los 50 años de la historia, en eso nos hemos enfocado.

Bethsabe Castro

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *