Select your Top Menu from wp menus

Guasábara Combo: la nueva cara de la salsa

guasábara-combo

 

 

Miraba en internet un vídeo del filme “La Criada Malcriada” de 1965 cuando lo sorprendió la escena en que Cortijo y su Combo interpretan la fusión de plena y ritmos caribeños “La princesa”.

Impresionado por la cadencia de la referida interpretación, el pianista José Lugo decidió que la grabaría en su nuevo disco. Y tras sus entregas de “Piano con mata” (2003), “Guasábara” (2008) y “Poetic Justice” (2011), Luguito –como apodan al talentoso pianista, arreglista y productor- la incluye en su nuevo cd “¿Dónde están?”, como un homenaje a Rafael Cortijo.

José Lugo presenta la nueva producción discográfica de Guasábara. (Foto suministrada)

Para la nueva producción José Lugo y Gusábara Combo recibieron la influencia de la cadencia rítmica de Cortijo. (Foto suministrada)

“La descubrí en youtube. Como me gustan las viejeras, miraba ‘La Criada Malcriada’ y de repente vi que Cortijo salió tocando ahí. Me gustó tanto la canción que se lo dije a Pablito Padín, que es el asistente de mi producción. Me gusta el ‘swing’ de la canción. La música de Cortijo siempre ha sido muy rítmica. Uno como arreglista, la gente pensará que uno está pendiente a las armonías y las melodías, que a mí me interesan muchísimo, pero lo que me gusta es la música nuestra, que es muy rítmica y al escuchar a gente como Cortijo, es tan increíble su sabrosura que me excita”, dijo Luguito a la Fundación Nacional.

La interpretación de “La princesa” presenta la primera voz de Lalo Rodríguez en el coro, en condiciones vocales impecables. “Lalo para mí es el tipo que más voz tiene en esta cuestión de la salsa. Marc Anthony tiene muchísima voz, pero primero está el sábado que el domingo. Y Lalo, en un día que esté al 50%, como me han dicho otros cantantes, todavía es el que más canta. Lalo retomó su carrera cuando grabó el número ‘Sobre una tumba humilde’ de Tite Curet que le hicimos con Zaperoko. Ese número puso a Lalo en el mapa. Si Lalo se cuida y se prepara para una grabación, lo que mete es candela. Lalo grabó conmigo por la amistad que tenemos. Somos incondicionales”.

Otra sorpresa de lo nuevo de Luguito es, como invitado especial, el virtuoso percusionista boricua Giovanni Hidalgo, quien en “La princesa” afinó sus tumbadores en los registros de los panderos de plena. “Me quedé bobo. No sabía que lo iba a hacer. Antes de que empiece la plena, él tocó algo para Cortijo”.

“La princesa”, que cierra con broche de oro lo nuevo del Combo Guasábara de Luguito, es precedida en la secuencia por una ingeniosa versión del “Cumpleaños feliz” orientada al chachachá y al mambo. “Lo quise hacer así porque todo el mundo lo graba bien rápido, como si fuera un mozambique. Es más divertido si se hace de otra manera”.

El Combo emprende un paso firme en el cultivo de la salsa romántica con dos interpretaciones muy comerciales: “Me gustas tanto” y “Pastilla de alegría”, originales de Wilfran Castillo y Jorge Luis Piloto que cantan los jóvenes Luis Omar Sanabria y su hijo JoseMa Lugo, respectivamente.

A Luguito le satisface el desarrollo como cantante de su hijo JoseMa, quien a pesar de su juventud se distingue por su simpatía por la salsa tradicional.

Carátula de la nueva propuesta musical de Guasábara Combo. (Foto suministrada)

Carátula de la nueva propuesta musical de Guasábara Combo. (Foto suministrada)

En su crecimiento como intérprete se ha nutrido de la obra de voces como las del sonero matancero Justo Betancourt y Marvin Santiago. “Nunca pensé que mi hijo era cantante porque nunca cantó en la escuela, aunque sé que le gusta la música. Pepito Gómez, el cubanito que grabó el primer disco del Combo, fue quien me dijo que él cantaba. Un día faltó un corista y me dijo que mi hijo podía hacer coro. La segunda voz le sale natural. Y así me enteré que cantaba. Y después de un sencillo de Navidad, decidimos grabar con él y con Luis Omar. Llegó un momento en que vi que los discos de Justo, Marvin, Hermán Olivera y El Cano faltaban. Un día entré al cuarto y le pregunté qué hacían esos discos allí”.

Siempre en sintonía con el reconocimiento a los maestros que le precedieron en el camino, como hizo en el cd “Guasábara”, grabado por su “big band” en 2008 y reconocido como el mejor disco del año por la Fundación Nacional para la Cultura Popular, Luguito rinde tributo a Noro Morales con su versión de “Oye negra” y a Mandy Vizoso, cuya composición “Taíno” es parte de la secuencia de “¿Dónde están?”

“Noro es uno de los pianistas más influyentes en la pianística puertorriqueña. Ese tema lo ha grabado mucha gente. Ese tema lo tocamos los jueves en las descargas en El Coabey. Lo grabé porque la gente lo pide. En cuanto a Mandy, soy bien agradecido con toda la gente que me brindaron oportunidades, sea como músico o arreglista. Mandy conmigo fue tremendo tipo. La primera vez, cuando era un chamaquito, que le pregunté cómo a él le sonaba tan grande la orquesta, se echó a reír y me dijo una locura: que empezara por orquestar una triada de Do mayor para un ‘big band’ de 16 piezas de metales. Me eché a reír y me dijo: ‘son 13, pon cuatro trompetas, cuatro trombones y cinco saxofones, e incluye tres voces. Cuando lo entiendas, ahí sabrás orquestar’. Son detallitos que ayudan a uno. Gente como Carlos Franzetti, con quien nunca hemos tomado clases, pero que hemos hablado de la filosofía de la música y la vida. Eso influye mucho en la formación de uno como persona y profesional”.

Luguito, quien en cortes como “Yo te quiero” de Lenny Prieto echa mano a la cadencia del Brasil, apela al bailador con su versión puertorriqueña del estándar del merengue “Si tú no, la otra” de Luis Kalaff que conoció a través de la grabación de Miguelito Cuní y Félix Chapotín.

Además, para el deleite del bailador de la mata, el son montuno “¿Dónde están?” tiene el sello de los arreglos de Bobby Valentín, una de sus grandes influencias.

(Foto suministrada)

José Lugo apuesta a la nueva generación para la ofensiva de la salsa. (Foto suministrada)

“Es otra canción de Pablo Padín. Es un tema social que habla de la gente que es como la hormiga: que va donde está la azúcar y cuando se acaba, se van a otro lado. El mensaje es dónde están cuando uno necesita. Quería grabar un tema como de guapería y como a mi hijo le gusta lo de Justo, decidimos grabarla. De Bobby, debo decir que es el mejor. No puedo negar que tengo algo de Bobby cuando escribo. Trabajé tanto con él, que sé que se me quedó algo de su estilo. Lo percibo”, explicó Lugo, cuyo primer cedé, “Piano con mata” fue distribuido por el sello Bronco de Valentín.

El cd “¿Dónde están?” ya se consigue en los establecimientos locales y en los sitios de Internet especializados en música digital. Ya planifica una gira promocional que lo debe llevar a Colombia, Perú y otras plazas de tradición salsera.

“En este disco traté de ser un poco más comercial, aunque con un poco más de madurez. En Amazon estuvimos primeros en jazz latino y terceros en música latina. El primer corte de promoción fue “¿Dónde están?”. Ahora vamos a cambiar para “Vete” de Alejandro Gutiérrez”.

Por último, Luguito reconoció que la industria musical atraviesa por tiempos difíciles, pero que se registra un cambio generacional que favorece a la salsa.

“Mucha juventud está siguiendo la salsa, que se había convertido en música para las personas mayores. Pues ahora ha habido movimientos hacia la juventud, que no solo baila la salsa, sino que la escucha. Estamos agarrando el sentir del pueblo en las composiciones. No todo pueden ser canciones de amor. Es necesario contar las historias de la vida.
Quisimos hacerlo así para llegar a la masa. Esa es la proyección de mi grupo. En Guasábara Combo, más de la mitad son muchachitos de veinte y pico de años. Y son los mismos que graban. La salsa tiene nuevas caras y se ve un futuro prometedor”.

Fundación Nacional para la Cultura Popular

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *