Select your Top Menu from wp menus

Facebook: ¿Hasta que punto publicas todo?

facebook-front_179_3177486a

Hay personas que sienten una fascinación por publicar todos sus pasos en redes sociales desde el momento en que salen de la cama. Su perfil está lleno de imágenes de su entrenamiento en el gimnasio, de lo que almorzaron diariamente, de sus mascotas, etc.

Sin embargo, no todos tienen la osadía para comunicar al mundo algunos aspectos de su vida, especialmente los negativos. Prefieren guardarse esos momentos duros para ellos mismos, dando la impresión en redes sociales que su existencia sigue tan optimista como siempre.

Estos son algunos de los tipos de publicaciones que difícilmente verás en redes sociales.

Lo malo de las vacaciones. ¿A quién no le gusta causar envidia mostrando las fotos de su hermoso viaje a Hawái o de su divertida expedición por Disneylandia? Sin embargo, todas las personas que las ven saben que detrás de todo eso se esconden momentos complicados que el viajero no se atreve a publicar pues arruinarían la imagen de perfección que quieren mostrar.

La verdadera situación sentimental. “No todo lo que brilla es oro” dice un refrán y se aplica perfectamente a este caso. Detrás de las sonrisas y los estados románticos, se puede esconder todo un mundo de discusiones y malentendidos que la pareja no quiere compartir. Es que todos siempre buscan dar una impresión positiva en redes sociales y no la de personas reales con altibajos emocionales.

Ganar peso. A las personas les encanta mostrar su rutina de ejercicios y lucir los resultados que el esfuerzo tiene en su cuerpo. Pero lo que no se atreven a hacer es todo lo contrario: demostrar el impacto que las hamburguesas y la vida sedentaria tienen en su vida. Nunca encontrarás un estado de Facebook anunciando que ganaron 10 kilos en lo que va del año.

Un despido. Una de las situaciones que más angustian a las personas es el hecho de quedarse sin trabajo. Es un golpe bajo al tipo de vida que están acostumbrados a llevar así como a la autoestima pues sienten que no han sido capaces de mantenerse estables en un lugar. Son todas estas sensaciones de inseguridad y tristeza las que hacen que la persona no se atreva a anunciarlo a los cuatro vientos.

Un divorcio. Esperas ansiosa ver las fotos de la boda a la que asististe el fin de semana donde los novios tiraron la casa por la ventana y gastaron un dineral. La pareja sube orgullosísima las imágenes a redes sociales agradeciendo por doquier la asistencia de sus amigos. Lo que no vas a encontrar es una publicación de ambos anunciando su divorcio con bombos y platillos unos años después.

Las “partes” falsas. A veces no sabemos a quién quieren engañar esas personas que no aceptan que se hicieron algunos retoques en el cuerpo. Aunque no vayan por el mundo virtual haciéndolo público, se sabe que el color de sus ojos salió de una caja de lentes de contacto, que su cabellera rubia no es natural o que esos senos son gracias a la mano de un buen cirujano.

ve.emedemujer

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *