¡Gracias a Andy y a Pellín!

la diferencia  a

“Desde que los vi, sentí una empatía instantánea con ambos y me di cuenta que eso que ellos hacían, iba a ser mi destino”.

Recuerdo claramente el primer día que los vi y escuché cantar en el desaparecido programa de televisión La taberna India, que transmitía el canal 2 y protagonizaba el inolvidable comediante Adalberto Rodríguez “Machuchal”. Transcurrían los años sesenta y eran entonces dos jóvenes cantantes que integraban nuestro querido y siempre respetado El Gran Combo de Puerto Rico. Sus nombres: Andy Montañez y Pellín Rodríguez.

Desde que los vi, sentí una empatía instantánea con ambos y me di cuenta que eso que ellos hacían, iba a ser mi destino. Así, sin ellos tan siquiera imaginarlo, sus voces me inspiraron tanto, que se convirtieron en maestros de canto de quien más adelante ha tenido la dicha de  conocerse como “El Caballero de la Salsa”.

Otras orquestas de la época tuvieron dos cantantes y lograron crear  unas duplas muy interesantes, pero el nivel de acople de Andy y Pellín fue supremo. Fue la mezcla de esos dos estilos tan diferentes y a la vez tan compatibles los que me sirvieron de inspiración y guía a través de los años para delinear mi propio estilo.

Ambos cantantes  oriundos de Santurce, dominaban el bolero y la “salsa” (en comillas pues en los sesenta todavía no se llamaba salsa).

Se habla mucho de la popularidad de Pellín, su sentido del humor y su capacidad histriónica, pero poco se habla de su calidad vocal.

Pellín poseía  una voz aguda, perfecta para interpretar guarachas jocosas que le caían como anillo al dedo y, a la vez, interpretaba un bolero con una intensidad y sensibilidad que contrastaba con su personalidad. Puede escuchar el lector El hijo de Juan o Amor confuso, que grabara con El Gran Combo, y escuchar los boleros Amor no fumes en la cama y Que extraña es la vida de su trabajo como solista, y bastarán  como ejemplos de la capacidad interpretativa de nuestro querido “Popeye”.

Andy, el “Niño de Trastalleres”… potente voz revestida con un sabor natural que hace que al cantar le deje saber al mundo su origen. Montañez es Santurce y, al igual que este sector de la ciudad capital, está llena de contrastes. Así es el estilo de Andrés. Intenso. Sabroso. Cadencioso y excitante. Escucharlo con “El Combo” en El son de Santurce o A veces me preguntan o, los boleros A ella y Me dijeron, dan fe del estilo de este querendón de nuestra Isla.

Las grabaciones a dúo, hechas en su mayoría con El Gran Combo de Puerto Rico, bajo la dirección de Rafael Ithier, por estas dos estrellas del firmamento musical, son para mi gusto y, según mi opinión, obras de arte. A mi manera, Que me importa, Mujer querida, Eso merece un trago, Estás equivocada, Traigo un tumbao, Deuda de amor, Mucho corazón y  Alma libre son temas donde su nivel de acople es tal, que es muy fácil confundir quién canta primera o segunda voz.

El tiempo me dio la oportunidad de conocer a mis dos ídolos y poder contar con su amistad, ayuda, consejos y cariño.

joeeeeeeeeeeeeeee

 

Son muchas las experiencias, las anécdotas y los momentos especiales que pude compartir con ambos y que atesoro en el libro de oro de mis recuerdos.

A Pellín lo extraño y guardo su recuerdo con mucho cariño; a Andy lo admiro y me emociona verlo y hablarle como el primer día, ¡siempre!

En resumen, fue fundamental aquel encuentro televisivo con El Gran Combo y, tal y como lo soñé en aquel instante, me convertí en el cantante que soy… ¡Gracias a Andy y a Pellín!

¡Camínalo! Gilberto Santa Rosa

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *