Snapchat, el fantasma burlón que quiere destronar a Instagram

snapchat-splash-iphone6-hero

En los últimos años Instagram ha sido el rey de las redes sociales. Las personas dejaron atrás las bondades del Facebook y la inmediatez de Twitter para dedicarse a subir fotografías, usar hashtags y dar cientos de likes a los post de otros usuarios. Sin embargo, una nueva aplicación (app) llegaría para abrirse paso en la Red. A pesar de ser presentada en el año 2011, no fue hasta el año pasado cuando Snapchat comenzó a cobrar fuerza, mayormente en los jóvenes entre 15 y 24 años (su público cautivo). Para mayo de ese año, los usuarios estaban mandando 700 millones de fotos y videos diarios, mientras que las historias eran reproducidas unas 500 millones de veces al día. En agosto, ya la  empresa estaba valorada en 10 mil millones de dólares estadounidenses.

¿De qué se trata?

Snapchat es una aplicación móvil dedicada al envío de fotos que se “destruyen” 24 horas después de haberlas subido. Fue desarrollada por Evan Spiegel, Bobby Murphy y Reggie Brown, estudiantes de la Universidad de Stanford. La app permite a los usuarios tomar fotografías, grabar videos, añadir textos y dibujos, y mandarlos a una lista de contactos limitada. Estos videos y fotografías se conocen como snaps y los usuarios pueden controlar el tiempo por el que estos serán visibles (de uno a 10 segundos de duración), tras lo cual desaparecerán de la pantalla del destinatario y serán borrados del servidor de Snapchat.

El uso de Snapchat es, probablemente, más sencillo que el de cualquier otra red social: nada de likes, nada de hastags, nada de menciones ni de últimas noticias. Se toma una foto o un video, no se pueden subir publicaciones desde la galería del teléfono, como en Instagram, Facebook o Twitter, y se escoge un filtro. Además, se da la posibilidad de incluir un texto, la hora o el lugar desde el que se envía el snap o de dibujar sobre la publicación.

¿Por qué gusta tanto?

La naturalidad es lo que ha enganchado a los jóvenes. Ellos coinciden en que les gusta que las fotos, a diferencia de otras redes sociales, no permanezcan ni en un timeline ni en el propio teléfono. Según varios adolescentes consultados, “el criterio de las fotos que se suben a Snapchat es menos exigente que en el resto de las redes porque un día después no existirán. No hace falta pasar 15 minutos colocando el plato y los cubiertos estratégicamente mientras la comida se te enfría para hacer la foto, como pasa en Instagram”.

Los ricos y famosos la prefieren 

Es difícil pensar que el nivel de riqueza de las personas pudiese influir en el uso que se hace o no de una red social. Sin embargo, un reciente estudio reveló que los jóvenes de las familias más pudientes han volteado su interés a Snapchat e Instagram. Mientras que los estadounidenses residentes en hogares con ingresos inferiores a 50 mil dólares anuales usan principalmente Facebook; un 25 por ciento de los jóvenes cuyas familias ingresan cantidades por encima de las seis cifras (100 mil dólares), declaró que Snapchat e Instagram son sus redes favoritas.

Aunque Instagram sigue siendo usado por millones de personas en el mundo, el Snapchat está ganando terreno a pasos agigantados gracias a la novedad que presenta. Ninguna aplicación tiene sus particularidades, lo que ha representado que diariamente el número de usuarios aumente considerablemente.

Por Daniel Cubillan

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *