Prevalece el machismo en la salsa

Gilberto Santa Rosa ha procurado cantarle al romance y a la mujer desde un punto de respeto y elegancia dentro de lo que llaman la salsa romántica, pero reconoce que el género es esencialmente machista.

Con una vida musical de 40 años, que localmente celebrará el sábado, 17 de febrero, en el Coliseo de Puerto Rico, “El Caballero de la Salsa” señala que la industria de la música, desde la discográfica hasta la radio, ha contribuido a la poca participación de voces femeninas en la salsa, con excepciones de figuras como India, Choco Orta y Aymée Nuviola, entre otras.

Contrario a lo que ocurre hoy en día en el ámbito de la cinematografía, en el que a diario se suman denuncias de agresiones sexuales, dijo, en la música no se da así.

“El género fue machista desde el principio”, opinó. “No creo que la mujer se sienta intimidada porque vaya a ser objeto de agresiones y demás, pero sí está intimidada por varias razones: había la teoría de que las mujeres no vendían discos, eso es una teoría que alguien echó a correr y quizás en ese caso, las mujeres -la mayoría, porque hay mujeres que todavía están batallando duro, India, Choco Orta, y una serie de cantantes y músicos-, se intimidaron con eso y no participaron más”, expuso.

“La gente que controlaba y programaba la música, pues posiblemente tenían esa misma idea y no le daban prioridad. Y también la figura de Celia Cruz (1925-2003) fue una figura tan grande que es muy difícil que cualquier mujer que venga al género no la comparen con Celia y eso intimida”.

Esa medida con la “La Guarachera de Cuba” es un “error” de la industria, que ha llevado a que cada “mujer que entra al género enseguida la quieren comparar o la quieren poner a cantar el repertorio de Celia, y eso creo que ha hecho daño en la participación de la mujer”.

Mencionó a Colombia como uno de los países que visita y donde observa mayor presencia femenina en el género, como cantantes y músicos, no obstante ni la difusión ni el posicionamiento es comparable con las figuras masculinas.

Santa Rosa, de 55 años, se encuentra justo a mitad de la gira “40 y contando”, cuya cita en la isla será un recorrido -no cronológico- por su carrera, incluyendo sus etapas como miembro de orquestas y solista.

“Suena a cliché, pero es la verdad: Es una realización de un sueño, porque hemos salido de viaje muchas veces y hemos hecho muchas giras, pero esta gira ha sido extensa, bien organizada en términos de la logística y prácticamente hemos tocado todos los territorios donde regularmente vamos y ha sido bien interesante”, manifestó.

En el repertorio no faltarán cuatro temas que más gratificaciones les han regalado: Conciencia y Que alguien me diga de Omar Alfanno; Perdóname, de Jorge Luis Piloto; y Conteo regresivo, de Juan José Hernández.

Rosalina Marrero-Rodríguez 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *